Empresas de piscinas en Santiago

Encuentra empresas especialistas en piscinas y jacuzzis.

¡Una piscina es para los santiagueros lo que el mofongo es para Moca! En consecuencia, todos los dias son perfectos para un chapuzón que mantiene unida a la familia. Es donde los niños juegan y disfrutan, es donde los adultos se relajan y dejan que las preocupaciones del mundo se desvanezcan.

Aquí en Santiago tenemos suerte. Los veranos son calurosos y largos. Como era de esperar, la piscina en la casa se ha convertido en parte de nuestra tradición, se ha estado demandando cada día más que las propiedades tengan acceso a piscina propia. Creemos que cada familia dominicana tiene derecho a días llenos de diversión en su propia piscina.

Decididos a tener piscina en la casa

Al diseñar la piscina en tu casa, una de sus primeras consideraciones es la disposición del terreno. ¿Está nivelado, elevado, inclinado? ¿Qué tan grande es el área que tienes? ¿Cuál es tu presupuesto? Todos estos juegan un factor importante a la hora de decidir el tipo de piscina a instalar.

Sobre el suelo

Las piscinas sobre el suelo son intrínsecamente más fáciles, baratas y rápidas de instalar que las piscinas enterradas. A pesar de eso, la popularidad de este tipo de piscinas hace años que fue decreciendo. De un tiempo hacia acá, se ha intentado introducir en el mercado las del tipo modular.

Por consiguiente, al ser de naturaleza modular, las piscinas sobre el suelo vienen empaquetadas en paneles prefabricados que se pueden configurar para crear piscinas de diferentes tamaños, formas y profundidades. Son una opción particularmente ventajosa en espacios limitados. Es decir, en patios pequeños se convierte en una alternativa idónea.

Enterradas

Cuando pensamos en construcción de piscinas en Santiago lo primero que nos llega a la cabeza es excavación y movimiento de tierras. Las piscinas de concreto conllevan excavaciones obligatoriamente en su proceso constructivo. Hay dos factores a considerar para saber que tipo de piscina enterrada debes elegir. Dos grandes grupos dominan el mercado de las piscinas: por un lado las tradicionales piscinas de hormigón y por el otro lado están las de fibra de vidrio. Los factores decisivos para decantarse por una o por otra son el tiempo de instalación y el costo de mantenimiento.

La construcción de una piscina de hormigón puede llevar entre 3 y 6 meses. Otros beneficios incluyen un mantenimiento más fácil y flexibilidad al decidir si desea cloro o agua salada. Una piscina de fibra de vidrio es una opción duradera y asequible.

¿Eres una empresa de la construcción?